TURISMO VILLAVICIOSA

Apartamentos rurales Rural Obaya

Apartamento rural en Villaviciosa • 2 llaves • Asturias • España • Europa

Apartamentos rurales Rural Obaya

Edificio de nueva construcción inaugurado el 4 de agosto de 2006 que cuenta con seis apartamentos con categoría de tres llaves: dos de ellos con capacidad de 4 plazas fijas, más dos convertibles, y los otros cuatro con 3 plazas fijas, más dos convertibles.

La distribución de los apartamentos es igual para todos: habitación matrimonial, habitación (doble o individual), baño completo (lavabo, bañera, inodoro y bidé), cocina y salón-comedor. La cocina está totalmente equipada con electrodomésticos: lavadora, frigorífico, microondas, vitrocerámica y horno eléctrico, así como menaje. Como ropa de hogar se facilitan sábanas y toallas que la propiedad se encargará de cambiar en estancias superiores a 4 noches, así como limpieza simple del apartamento. Se pone a disposición de cada apartamento un teléfono móvil.

Galería fotográfica Apartamentos rurales Rural Obaya
Pulse sobre cada imagen para ver todas las fotos de esa galería a tamaño grande
Visitas virtuales de 360° Apartamentos rurales Rural Obaya
Pulse sobre cada botón para ver esa visita virtual a pantalla completa. Se abre en una nueva página.

Visita virtual: Apartamento 1 VR AVisita virtual: Apartamento 1 VR BVisita virtual: Apartamento 1 VR CVisita virtual: Apartamento 2 VR AVisita virtual: Apartamento 2 VR BVisita virtual: Apartamento 2 VR CVisita virtual: Apartamento 3 VR AVisita virtual: Apartamento 3 VR BVisita virtual: Apartamento 3 VR CVisita virtual: Apartamento 4 VR AVisita virtual: Apartamento 4 VR BVisita virtual: Apartamento 4 VR CVisita virtual: Apartamento 5 VR AVisita virtual: Apartamento 5 VR BVisita virtual: Apartamento 5 VR CVisita virtual: Apartamento 6 VR AVisita virtual: Apartamento 6 VR BVisita virtual: Apartamento 6 VR CVisita virtual: Apartamento Monte 2 VR AVisita virtual: Apartamento Monte 2 VR BVisita virtual: Apartamento Monte 2 VR CVisita virtual: Apartamento Monte 1 VR AVisita virtual: Apartamento Monte 1 VR B

Características generales Apartamentos rurales Rural Obaya

Aparcamiento descubiertoCalefacciónFrigoríficoLavadoraInformación turísticaJardínFuera del casco urbanoEn la montañaBañoMicroondasParque infantilTerraza

Información de interés
Datos prácticos

Edificio de nueva construcción inaugurado el 4 de agosto de 2006 que cuenta con seis apartamentos con categoría de tres llaves: dos de ellos con capacidad de 4 plazas fijas, más dos convertibles, y los otros cuatro con 3 plazas fijas, más dos convertibles.

La distribución de los apartamentos es igual para todos: habitación matrimonial, habitación (doble o individual), baño completo (lavabo, bañera, inodoro y bidé), cocina y salón-comedor. La cocina está totalmente equipada con electrodomésticos: lavadora, frigorífico, microondas, vitrocerámica y horno eléctrico, así como menaje. Como ropa de hogar se facilitan sábanas y toallas que la propiedad se encargará de cambiar en estancias superiores a 4 noches, así como limpieza simple del apartamento. Se pone a disposición de cada apartamento un teléfono móvil.

El edificio cuenta con tres apartamentos en su planta baja y cada uno de ellos tiene terraza independiente, incluso vallada para los más pequeños. De los tres apartamentos existentes en la planta primera, dos de ellos cuentan con una gran balconera en el salón y el tercero tiene un corredor donde se puede descansar y al que se accede desde la habitación matrimonial.

Existe en el entorno capacidad suficiente para aparcar más de 12 vehículos. Como espacios comunes se cuenta con un salón-recepción donde el viajero puede descansar o leer un libro de los existentes en la pequeña biblioteca, todos ellos relativos a Asturias, principalmente de rutas y a Villaviciosa. También puede conocer la artesanía del concejo en las vitrinas de exposición-venta.

El edificio está acompañado de un precioso hórreo (edificación típica asturiana), de más de 200 años y recientemente restaurado, apoyado en un local destinado a llagar de sidra, pudiendo elaborarse con la participación del visitante, en la época propia: mes de otoño. Labor entretenida y de grata e inmediata respuesta pues en un fin de semana (de viernes a domingo), se puede proceder a la recogida de la manzana, prensado y obtención del «líquido oro asturiano»: la sidra; pudiendo llevarse el visitante la prueba de la obtenida, sorprendiendo su extraordinario y desconocido sabor.

El entorno de los apartamentos facilita un descanso asegurado, con unas vistas que trasmiten paz y sosiego, siendo ideal para paseos tranquilos. El pueblo donde se ubican los apartamentos cuenta con 15 viviendas y casi otros tantos hórreos; asimismo, se puede pasear hasta el río o por los verdes prados donde pastan vacas. Existe muy cerca un precioso molino excelentemente cuidado que merece la pena ser visitado. También hay una pequeña ermita, hasta la se puede llegar solamente a pie, e incluso una peña que invita a hacer escalada. Para los más pequeños se dispone de un parque infantil con columpios y un arenero.

Los apartamentos están a 4,5 km. del casco urbano de Villaviciosa que es una preciosa villa equipada con diversos restaurantes, sidrerías, cafeterías, supermercados y pequeños comercios. En el verano cuenta con un ambiente muy festivo y son numerosas las actividades culturales que se organizan, llegando a ser diarias en el mes de agosto. Las playas son muy numerosas, destacando la de Rodiles, con un arenal de casi 2 km de longitud y muy cercana a la Ría de Villaviciosa, conocida por la gran diversidad de aves que en ella anidan y que pueden ser visitadas desde un observatorio estratégicamente situado en su margen derecha.

QUÉ VISITAR

Villaviciosa es un localidad muy bien comunicada por autovía, tanto en dirección oriente y occidente como hacia el interior, lo que la hace muy cercana a zonas que merece la pena visitar, como es el caso de Gijón, Oviedo, Avilés e incluso pequeños pueblos como Tazones, Lastres, etc.; todo ello a menos de 30 minutos. Para viajes de entre 45 y 60 minutos contamos con los Picos de Europa, Covadonga, Llanes, Cudillero, Luarca, e incluso entre 6 y 90 minutos, Santander, León, etc.

Merece la pena mencionar la rica variedad arquitectónica con que cuenta Villaviciosa, con un gran número de iglesias prerrománicas, sin olvidar el convento cisterciense de Valdediós.

También son destacables las playas del concejo: Rodiles, El Puntal, Tazones, La Ñora, y La Griega, a las que hay que añadir las de municipios limítrofes: Espasa, Griega, La Isla, etc. Y no es menos entretenida la visita a diversos museos asturianos: el Museo Marítimo, el de la Minería, el del Pueblo de Asturias, el de la Sidra, el del Jurásico y el del Ferrocarril.

Por último, la recomendación de no dejar de practicar turismo activo en Asturias, con especial mención a los descensos en canoa del río Sella, (imposible no repetir), práctica de paintball, rutas en quad, piragüismo, senderismo y otros deportes como el golf, con dos campos en el municipio, etc.

CÓMO LLEGAR

Por la Autovía «A-8» / «E-70» del Cantábrico. Muy importante tomar la Salida 363, aunque, tanto viniendo de oriente como de occidente, existe otra antes. En el primer cruce al llegar al caso urbano de Villaviciosa, torcer a la derecha (delante de una iglesia); a los 100 m, primera a la derecha (es dirección obligatoria) y después primera a la izquierda (existe un carril de incorporación y se ve el indicador «Infiesto»); seguir en esa dirección unos 1.500 m, pasando por «Restaurante Amandi» y «Sidra Cortina», unos 300 m. A continuación tomar un desvío a la derecha que pone «Poreño/Nava» y seguir otros 1.500 m hasta encontrar el cartel «Obaya». Este último tramo, de unos 1.200 m, es una pequeña carretera local que llega hasta los apartamentos, que se divisan perfectamente al paso.

El día 17 de octubre de 1270, en Vitoria, Alfonso X, el rey Sabio, otorgó a los hombres de la tierra de Maliayo carta de fundación de puebla o villa.

La tierra de Maliayo, fértil en extremo, con estuarios adecuados para el refugio y altas rasas aptas para el dominio del territorio, estaba poblada al menos desde el Epipaleolítico, en su etapa Asturiense, hace 9.500/6.000 años y probablemente mucho antes. Una significativa presencia de monumentos megalíticos arguye una potente economía. Al hilo de las excavaciones que se vienen realizando, más la elaboración de la Carta arqueológica del concejo de Villaviciosa (1989), cada vez se adivina más claramente una coherente cultura castreña, cuyos hitos son, por ahora, varios poblamientos repartidos estratégicamente por el territorio tomando como eje la ría, más la costa-rasa occidental.

La aportación de Roma se cifró en el establecimiento de un conjunto de villae rurales con una población urbana en la desembocadura de la ría, en el actual Rodiles, de considerable importancia, que se ha llegado a suponer fuera la famosa Noega. Esta población pierde su importancia durante la época del reino astur, pero la adquieren ciertos núcleos como Amandi, Bedriñana, Camoca, Seloriu, Fuentes, Cazanes, y el lugar de Boides, con una villa romana. La Peña Castiellu, como bastión defensivo en el embarcadero de Buetes, pudo ser el embrión de la futura puebla de Maliayo.

Cuando el rey Sabio organiza el territorio de Maliayo y funda su puebla, una activa presencia de los monjes de Císter en el más íntimo repliegue del valle, en Boides —que adoptará el nombre místico de Valle-de-Dios (27 de noviembre de 1200)—, ha constituido un señorío jurisdiccional sobre un coto de 296 hectáreas y ha ejercido una importante labor ordenadora y civilizadora.

La constitución del concejo de Maliayo se enmarca en la política urbanizadora y repobladora iniciada por Alfonso IX y que alcanza hasta el primer tercio del siglo XV. El cénit del proceso repoblador coincide con el reinado de Alfonso X, exactamente en el año, clave en la historia asturiana, de 1270, señala J. I. Ruiz de la Peña. Una cerca oval —de la que se conservan algunos fragmentos— definía la puebla o villa, abriendo sus accesos por cuatro puertas: dos principales —la del Cañu (que generaría el arrabal de fuera'l Cañu) y la del Puente—, más dos secundarias —la del Mercáu Vieyu (que daría lugar al arrabal de ese nombre) y la de la Carnicería—. La iglesia parroquial era la de Santa María del Conceyu que aún hoy muestra su armonía y vistosidad —«una de las más bellas de la Asturias medieval», en opinión de Juan Uría— en el barrio de La Oliva.

A mediados del siglo XV la puebla de Maliayo ya se conocía como Villaviciosa, nombre acorde con su fertilidad que, a su vez, pasaría a ser la denominación de todo el territorio o concejo.

La probable presencia en este territorio de Enrique de Trastámara durante la estancia de Pedro I en Gijón (año 1352), explicaría el origen del coto jurisdiccional de Poreño (Poreñu), en la parroquia maliayesa de Celada, como donación hecha en 1366 a Pedro de Colunga. Este coto se enfeudaría más tarde en la familia Hevia. A lo largo del siglo XV, Villaviciosa, lejos de estar encerrada en sí, interviene en numerosas acciones políticas y guerreras para cerrar el siglo con la participación de sus hombres en la conquista de Granada. También desarrolla una intensa actividad comercial y cuenta con la pesca del puerto de Tazones, más un alfolí de la sal, parejos a los de Luarca, Pravia, Llanes.

En 1484 un incendio arrasa la villa en su totalidad; los Reyes Católicos otorgan mercedes para reconstruirla. Villaviciosa está presente en la Junta General del Principado desde la Ordenanza de Hernando de la Vega (1493-94), hasta su extinción en 1834 con la representación de José Caveda y Nava. Incluida en el mismo partido que Gijón, Siero, Sariegu, Nava y Cabranes, como concejo real, llega a tener dos procuradores. Los cargos fueron desempeñados generalmente por miembros de las familias oligárquicas de Hevia, Peón, Balbín, Estrada, Solares, Concha, Valdés, Sorribas. El 19 de septiembre de 1517 dejó la villa el príncipe Carlos de Habsburgo, futuro emperador.

Juan J. Pedrayes ha sistematizado la

Historia de Villaviciosa desde la óptica de la evolución de su trama urbana. La crisis de la pola medieval viene dada por la incapacidad de hacer frente a la inseguridad derivada de las luchas intestinas; aparecen entonces las casas-torre, las rurales, las intramuros y las aledañas a la villa. Principales dueños: Hevia, Busto, Balbín, Valdés, Solares, Peón. A mediados del siglo XVII se inicia una profunda transformación: aparece la villa o ciudad hidalga con sus palacios y plazuelas de respeto. De esa época conserva hoy Villaviciosa su más noble paisaje urbano. Un personaje que tiene importancia decisiva en este momento es Pedro Peón, duque de Estrada (1683-1750), poderoso mayorazgo de Peón, intelectual relacionado con los más solventes círculos ilustrados, para destacar su decisiva influencia en la configuración urbana de la Villaviciosa hidalga.

A finales del siglo XVII se produce una peculiar iniciativa social, que contribuirá a configurar la facies urbana y sin duda la sicología colectiva de la villa y su concejo. Los franciscanos fundan un convento de predicadores de misiones populares cuya área de influencia se señala en la Asturias centro-oriental, «más de seiscientas pilas bautismales», a cuyos feligreses debían llevar las enseñanzas derivadas del concilio de Trento. Un primer convento se edifica entre 1694 y 1699 en La Vallera, sustituido en 1743-1772 por otro edificio de gran capacidad cuya iglesia conventual es hoy el templo parroquial de la villa. De aquel convento salieron también algunos misioneros para las Indias. A la sombra de predicadores seráficos creció un monasterio de monjas clarisas que ha llegado a celebrar su tercer centenario en 1994.

Francisco de Paula Caveda Solares (1757-1812) inicia una dinastía ilustrada, que a la par tendrá incidencia notable en la evolución de Villaviciosa a través de su hijo José Caveda y Nava y de su nieto Joaquín García Caveda, y hoy con Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española. El momento de Caveda Solares es el de la primera revolución industrial; Philemon Pickford de Manchester instala y dirige una fábrica de algodones de considerable volumen. La acción del juez noble Caveda Solares rompe simbólica y realmente la cerca medieval para abrir nuevas comunicaciones. Las ideas liberales, representadas por Pedro José Pidal Carneado y José Caveda y Nava, están afincadas en una realidad profundamente transformada por reformas previas, de talante liberal, puestas en marcha en el breve periodo constitucional. Caveda y Nava funda la Sociedad Patriótica de Villaviciosa (20 de mayo de 1820) al socaire de la restauración de Riego. Durante la reacción absolutista se forman las Milicias de Voluntarios Realistas compuestas de masas proletarias rurales dirigidas por sus viejos señores, a cuyo frente está Felipe Hevia Antayo, señor del coto de Poreñu. El régimen liberal intentará apuntalarse con la Milicia Urbana, de burgueses, constituida en Villaviciosa en los primeros días de abril de 1834. En 1835 se instaura el Ayuntamiento constitucional, desapareciendo los cargos concejiles que durante siglos ostentaban familias oligárquicas.

La desamortización de bienes eclesiásticos tuvo poco volumen pero cierta incidencia en la villa, por lo que supuso para el equipamiento público el exconvento de San Juan de Capristano; mayor aun la tuvo para los subasteros en las parroquias del concejo dada la condición rural de los predios de la Iglesia: 132 fincas rústicas salieron a subasta en el periodo de Mendizábal. En cuanto a la desamortización de bienes civiles, realizada a partir de 1859, tiene relevancia, por su evolución posterior, la apropiación de las marismas de la ría, lo que conocemos como porreos. La consideración de las marismas como inútiles o perniciosas, difundida entre ilustrados y progresistas, tuvo realidad en la desecación de extensos xunclares aledaños a la ría de Villaviciosa; fueron primero los de Bedriñana (siglo XVIII) y luego los de la margen derecha, a partir de 1859. La necesidad de recuperar la navegabilidad de la ría y su condición de vía económica llevó a concebir el proyecto de su canalización, cuyos estudios se encomendaron al ingeniero José Lequerica (1885-86), con el principal objetivo de hacer de Villaviciosa un puerto carbonero, conectado por ferrocarril con Lieres.

Una nueva burguesía, liberal, estaba emergiendo frente al caciquismo dominante. Y, con ella, un proletariado industrial que pronto entra en contacto con las organizaciones sindicalistas gijonesas y forma la Sociedad de Oficios Varios. De las pugnas entre liberales y caciquiles surge una prensa local que tendrá su máximo esplendor en los años veinte y treinta. Dentro del grupo de obreros catalanes que durante la Guerra Europea (1914-1918) viene a trabajar a la fábrica de vidrio de El Gaitero aparece El Amigo del Pueblo, de filiación cenetista, en 1918.

Atenta a las exigencias de reproducción de su posición e ideología, la nueva clase dominante promueve (1895) la fundación de un colegio de religiosas para niñas, teniendo para los muchachos el de Valdediós, añadido al seminario en 1877 y que luego trasladará a la villa bajo la razón jurídica Fundación Colegio de San Francisco (1922), siempre bajo férula eclesiástica. También apoya y financia la Sociedad Ateneo-Casino Obrero con la idea de «resolver la cuestión social en el terreno de la instrucción» —indica B. Rato y Hevia—. Los veinticinco años de esta entidad están transidos por las convulsiones de la época y, al igual que el elemento obrero que cobijaba, cayó bajo la represión subsiguiente a 1937.

La política de obras promovida bajo Primo de Rivera significó urbanización, parque, traída de aguas, casas baratas, escuelas graduadas. La II República tuvo uno de los bastiones más reacios en Villaviciosa, gobernada por conservadores-monárquicos con minoritaria presencia de reformistas y casi nula de republicanos. Con posterioridad a la Revolución de Octubre se quitó el nombre de Indalecio Prieto a la calle del Agua, que le había sido puesto en 1931 por ser el ministro socialista hijo de la maliayesa Constancia Tuero. La Guerra Civil dura en Villaviciosa quince meses, definidos por su posición secundaria respecto a los centros de mayor conflicto. Las tropas franquistas la conquistan (19 de octubre de 1937) dos días antes de cerrarse el frente del norte, iniciando un periodo de idénticas características sociales y económicas que en los demás lugares. La salida de la gran penuria económica comienza en los años cincuenta con la migración hacia zonas industriales como Gijón y Avilés, se intensifica a principios de los años sesenta con la emigración a Bélgica, Suiza, Alemania, por la cual se ingresan remesas de divisas; con un incipiente turismo; con la explotación de plantaciones de gran demanda como el eucaliptus y, sobre todo, por el establecimiento de empresas alimentarias basadas en la manzana y la leche, creadoras de cientos de puestos de trabajo directos.

Posee Villaviciosa dos importantes centros de investigación con un plantel de más de cien trabajadores. Perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desde el año 1990, el Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA), con 22 trabajadores, en su 80% tituladores superiores (investigadores, becados/doctorales, estudiosos). Por otra parte, la antigua Estación Pomológica (1956), desde 1995 se convirtió en el Centro de Investigación Aplicada y Tecnología Agroalimentaria (CIATA), ahora Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (SERIDA).

Personajes notables

La dinastía ilustrada de los Caveda. Francisco de Paula Caveda Solares (1757-1812). Su hermana Rita Josefa (nacida en 1760). José Caveda y Nava (1796-1882). Joaquín García Nava (1851-1885), el Xuaco Les Mariñes de La Quintana. A la zaga de los Caveda, destaca en las letras asturianas el dómine Bruno Fernández Cepeda (1744-1803), nacido en el Mercáu Vieyu.

Pedro-José Pidal y Carneado, marqués de Pidal (1799-1865), ministro de Gobernación, de Estado, eminente bibliófilo que salvó para España, entre otras joyas, el Poema de Mío Cid. Su hijo Alejandro Pidal y Mon, académico de la Lengua y de Ciencias Morales y Políticas, proverbial cacique, fue diputado por el distrito de Villaviciosa entre 1872 y 1913. Y el hijo de éste, Pedro José Pidal Bernaldo de Quirós, impulsor de los Parques Nacionales de Covadonga y Ordesa. A esta familia, por vía materna, pertenecía Ramón Menéndez Pidal.

Natural de Villaviciosa era fray Francisco Menéndez, presidente de las misiones de Ocopa, valle de Jauja, donde falleció en 1801, habiendo recorrido el archipiélago chileno de Chiloé, y descubierto en 1790 la laguna de Nahuelhuapi por mandato del virrey Gil y Lemus; sus Diarios contienen importantes datos antropológicos. Del mismo tiempo fue Alonso Bernardo Ribero y Larrea (mejor: De la Rea), nacido en Fuentes, autor de Historia fabulosa del distinguido caballero D. Pelayo Infanzón de la Vega, Quixote de la Cantabria (Madrid, 1792).

Y en nuestro siglo: el senador vitalicio Luciano Obaya Pedregal; el conde de Rivero, alma del Diario de La Marina (La Habana), Nicolás Rivero. Finalmente, la saga de fotógrafos Fresno: Fernando Fresno Cueli y su hermano Ramón, con sus hijos Ramón, Anselmo y Arturo (fallecido en 1952).

Etelvino González Lóp

¿Qué es un vértice geodésico?: Los Vértices Geodésicos son una señal permanente que se materializa sobre el terreno y que forma parte de una red de triángulos cuyas coordenadas se han calculado con la mayor exactitud y precisión posible. Dicha red de triángulos da la vuelta al mundo y con el mismo sistema de coordenadas. La de primer orden está formada por triángulos de lados de unos 40 kilómetros. En la de segundo orden, apoyada en la de primer orden, los lados de los triángulos varían entre los 15 y los 20 kilómetros. La red de tercer orden tiene lados de 4 a 5 kilómetros. La de primer orden es la de más precisión. Todos los vértices de las redes más grandes son a su vez vértices de las más pequeñas.

Utilización turística: Es el lugar ideal para obtener maravillosas fotografías al estar comunicados (visualmente) entre sí. Es aconsejable llevar equipos fotográficos con teleobjetivo o zoom.

Nota importante: Por favor, seguir atentamente las instrucciones de acceso. En algunas ocasiones el vértice geodésico está en un municipio pero el acceso se hace por otro. A veces resulta fácil acceder pero otras todo lo contrario e, incluso, puede que no exista ni carretera ni camino y hay que hacer el recorrido por pistas foretales en no muy buenas condiciones. Los lugareños suelen ser una buena fuente de información de cómo se encuentra el camino.

Situación: Situado en lo alto del cerro que se encuentra al S.O. de Luria, en terreno de pastos y próximo a una linde y a una nave de ganado.

Acceso: Desde La Campa, en la carretera C-638 tramo de La Secada a Villaviciosa y en el Km. 8,850, se toma una pista asfaltada que sale hacia la izquierda y que conduce al pueblo de Luaria. A los 1.600 m. se llega a Luaria y a los 1.750 m. se toma un camino que sube hasta los prados más altos. En el tramo siguiente se deja a la izquerda un depósito de agua. A los 1.950 m. se deja un camino a la derecha. A los 2.600 m. se deja el coche, y desde aquí, a pie, campo a través por un prado, se llega a la señal en

5 minutos. Con vehículo T.T. se puede llegar hasta el mismo vértice recorriendo 150 m.

Altitud sobre el nivel medio del mar: (base pilar) 606,90 m.

Descripción física:

Fecha de construcción: 13/05/1983

Centrado forzado: No

Número de cuerpos: 1

Altura pilar: 1,20 m.

Diámetro pilar: 0,30 m.

Altura último cuerpo: 1,00 m.

Ancho último cuerpo: 1,00 m.

Altura total de los cuerpos: 1,00 m.

Horizonte GPS: Despejado

Fuente: Instituto Geográfico Nacional. España.

En la confluencia de las calles Cavanilles y Nicolás Rivero se sitúa Villa El Encanto, un palacete de estilo montañés proyectado por Enrique Rodríguez Bustelo por encargo de Bernardo Solís García, emigrante establecido en La Habana y dueño, junto con su hermano José, de los almacenes cubanos El Encanto.

Este chalé de recreo está dentro de una finca de 3.600 metros cuadrados, cerrada por una verja y una entrada principal con tejaroz, que cuenta, además, con jardín, invernadero, rosaleda y vivienda para el casero. Del incendio que sufrió durante la guerra civil sólo se salvaron los muros de su perímetro; en la rehabilitación, realizada por el arquitecto Somolinos, se transformaron las plantas primitivas.

Esta villa, de planta cuadrada, cuenta con tres pisos que se manifiestan exteriormente en varias partes de las fachadas y en dos torres, una de ellas de sección circular y circular la otra. Como bien señala M.ª Soledad Álvarez, el enriquecimiento plástico de la construcción se consigue con elementos estrictamente constructivos: cubiertas a distinta altura, dos torres diferentes en tipología y tamaño y asimétricas entre sí, la combinación de vanos de arcos carpaneles (planta baja), de medio punto (segundo piso de la torre cuadrada) y dinteles, presentes éstos en las ventanas y los balcones corridos con barandilla de hierro del piso noble.

Un pórtico de arcos carpaneles recorre el bajo de dos de los paramentos.

La cubiertas se alargan sobre destacados aleros de madera.

El edificio, erigido en la villa de Villaviciosa (c/ Santa Clara, nº 16), sobresale por la gran sobriedad de la fachada, huérfana de todo ornato. Exteriormente, se aprecian los dos volúmenes que lo componen: la iglesia, de planta rectangular, y las dependencias de clausura, transversales en fachada al templo y de menor altura que él.

La iglesia, formada por nave única y capilla cuadrada, presenta una cubierta adintelada. Su frente da a la calle Santa Clara y presenta una puerta adintelada y sin decorar, a la que precede una pequeña escalinata.

Las estancias conventuales son de fábrica modesta y muestran una puerta similar a la de la iglesia.

«Este convento de clarisas, el de franciscanos y las numerosas casas blasonadas indican la importancia de que gozó la villa en la etapa barroca» (M.ª Soledad Álvarez, «Zona centro oriental», revista Liño 4, Universidad de Oviedo, 1983).

LAS CLARISAS

La Orden de las Clarisas nace en el siglo XIII con santa Clara de Asís, cuando ella, con unas pocas compañeras, pronuncian sus votos ante Francisco de Asís.

Existe un fuerte contraste entre los primeros discípulos de san Francisco —siempre en movimiento y sin vida comunitaria institucionalizada— y la vida monástica de las clarisas. San Francisco aquí dio pruebas de su amplitud de miras; de poseer un corazón inmenso, capaz de acoger, plantar, cuidar, dar forma a dos estilos de vida tan diferentes, con un único e idéntico carisma: fraternidad y pobreza.

La vida monástica tradicional que Francisco alentó en las Hermanas no fue en modo alguno fruto de la casualidad, concedescencia o imposibilidad impuesta por el entorno sociocultural de la época. Clara quiere ir a predicar el Evangelio cuando tuvo noticias de los primeros Hermanos que sufrieron el martirio en Marruecos; sin embargo, Francisco no la deja; la retiene en el monasterio y le dice que la necesita ahí. Por otra parte, desde el siglo XVII aparecen ya, en la Europa septentrional, especialmente en Flandes, las beguinas, que sin dejar de lado la vida de oración y austeridad, atendían a escuelas y hospitales. Muchas de ellas se hicieron famosas, como Hadewych o Beatriz de Nazaret. En el siglo XIV aún existían comunidades de beguinas.

Queremos resaltar con estos datos que la opción de Francisco y Clara por la vida monástica no fue determinada por motivos históricos. Clara y sus sores complementan a los Hermanos. Un mismo carisma anima sus vidas, ellos llevando el Evangelio al pueblo, y ellas orando en alabanza continua, apoyando desde la oración la acción evangelizadora de los Franciscanos. Clara vive en el monasterio el ideal de fraternidad y pobreza que Francisco soñó para su Orden. Ella es su más fiel interpretadora. Y en una Regla monástica que escribe para sus hijas, deja, en doce sencillos capítulos, las pautas a seguir para que nunca se separen de la «santa unidad y altísima pobreza». Es la única Regla monástica dada en la Iglesia por una mujer. En su espiritualidad destacan: sencillez, alegría, respeto a los demás, amor puesto en todas las cosas, especialmente en el pobre y en la naturaleza.

En realidad nada es nuevo, es el Evangelio de Jesús; y al mismo tiempo se vive la paradoja del Evangelio, donde todo es novedoso porque es la Buena Noticia del Reino.

Las hijas de santa Clara —clarisas— viven en esta Villa desde hace tres siglos. Es una andadura larga y en ocasiones dificultosa. Pero en todo momento integradas en el pueblo: amando, sufriendo, orando..., estando con Villaviciosa. Ni qué decir tiene que una de nuestras preferencias en este peregrinaje villaviciosino es la Parroquia. Nos sentimos y somos parroquia. Desde nuestra vocación estamos al lado de todos los sacerdotes, dispuestas a cooperar siempre en aquello que nos necesiten. Todos los hombres y mujeres del mundo son nuestros hermanos y tienen acogida en nuestro corazón, desde la paz y el bien.

EL MONASTERIO DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN

Esta Comunidad del Monasterio de la Purísima Concepción está formada por diez hermanas monjas, entre los veintitrés y setenta años. La fundación data del año 1694. Desde entonces, sin interrupción —exceptuando la Guerra Civil española y la Revolución francesa— venimos queriendo ser presencia de Clara en este Principado de Asturias. El monasterio no tiene ningún valor artístico. Exclusivamente la historia ha ido dando nuevo y distinto arte a estos viejos muros. Su primitiva iglesia barroca, con varias pinturas de Bustamante, ha quedado totalmente destruida, como el resto del monasterio, en el año 1936. A raíz de la guerra, las monjas lo reconstruyeron pero ya no fue posible hacerlo con la belleza y esplendor de antaño. Como tampoco se ha podido recuperar su magnífico órgano. Aunque precisamente con motivo de su tercer centenario, el año 1994, se encarga un órgano de tubos que sustituirá al antiguo.

La zona donde está ubicado el monasterio es de una panorámica natural impresionante: en plena Costa Verde asturiana, a 60 km del Santuario de Covadonga y a 9 de Valdediós; dos playas, que en la estación estival están abarrotadas de turistas; innumerables monumentos prerrománicos y románicos orlan de armonía su entorno. La Villa es elegante, y tranquila en invierno. Con industria proporcionada. Limpia y muy cuidada..., que por algo reza el cantar: «Villaviciosa hermosa ¿qué llevas dentro, que me robas el alma y el pensamiento?».

Las monjas vivimos de nuestro trabajo manual: taller de encuadernación y taller de costura para confección de ornamentos sagrados.

Los cultos a nuestra iglesia están abiertos al público, participando con las hermanas los fieles que diariamente acuden a la Eucaristía para unir sus voces con las de las monjas en el canto y la acción de gracias. Las Vísperas dominicales son celebradas con entusiasmo y asiduidad por un grupo de amigos del monasterio.

En el transcurso de la historia se van sucediendo acontecimientos importantes para la comunidad. Ellos dan un matiz específico al grupo, que le hace diferente y le da una identidad propia. Contamos, entre otros, con el viaje que una hermana hizo a Roma, en julio de 1753, para pedir al Papa Benedicto IV que nuestro monasterio quedase bajo la jurisdicción de los Franciscanos y exenta del Ordinario e implantar la clausura.

Acontecer valiente y simpático como florecilla franciscana fue la obstinación de sor Isabel María en no querer abandonar el monasterio cuando las tropas de Napoleón se instalan en el mismo. «... solamente una lega, sor Isabel María de santa Teresa, a pesar de su edad, de su sexo y estado, fue tan esforzada y valerosa, que no quiso marcharse del convento, y se quedó en él haciendo la misma vida que antes, sin que los soldados que vivían en él se lo impidiesen, tal virtud dio al Señor a una débil mujer, ignorante, anciana y religiosa. Tocaba, pues, la campana a las oraciones, por la mañana y la noche, a la oración, examen, y a las horas canónicas y les invitaba, al menos, a rezar el rosario. Y cuando se marcharon los franceses les despidió diciendo: "Adiós migueletes míos, santa Clara os lleve en paz"».

El reanudar, después de la guerra, la vida monástica, partiendo desde cero, en unos tiempos tan difíciles.

Enfrentarse con el problema de tener el monasterio amenazando ruinas en el año 1972, e ir pacientemente, poco a poco, rehaciendo todas las dependencias.

El Concilio Vaticano II ha abierto unos horizontes nuevos, que la Comunidad ha ido descubriendo como un don del Espíritu, con sentido común y responsabilidad. Muy positiva, en este aspecto, ha sido la dedicación que, habitualmente, desde hace treinta años prestamos a los sacerdotes del entorno. Aquí sí que el arte de nuestra cocinera ha tenido un amplio campo de aterrizaje.

Nuestras fiestas más importantes son: la Inmaculada, titular del Monasterio; Nuestra Señora de Covadonga, Patrona del Principado de Asturias. Nuestra Señora del Portal de Belén, Patrona de esta Villa,; devoción que legaron al pueblo los PP. Franciscanos fundadores de este monasterio, que tenían su convento en lo que hoy es parroquia, cuya imagen se venera en la misma, hecha artísticamente por un hermano del mencionado convento. El 14 de enero, aniversario de la fundación del monasterio. Y no pueden faltar las fiestas de santa Clara y de san Francisco. También hacemos fiesta en los santos de las hermanas. Una celebración especialísima tenemos en el santo de nuestra madre abadesa.

Tampoco faltan antecesoras «que con su vida y santas costumbres den gloria a Dios en su santa Iglesia». Así la fundadora del monasterio, M. Francisca de san José, es tenida por venerable en la comunidad, después de haber llevado una vida de buenas obras y santas virtudes. Las crónicas también hablan de otras hermanas que vivieron santamente.

María Luisa Picado

Esta ruta está calificada como «Ruta en coche» • Acceso: Se inicia el recorrido en Cueto, siendo el final en Palacio • Itinerario: Consultar mapa.

Descripción de la ruta

Visitar San Andrés de Valdebárzana, San Martín de Ternín, San Bartolomé de Puelles, San Salvador y Santa María de Valdediós.

En dirección a Villaviciosa por Rozadas, visitar también la iglesia románica de San Juan Evangelista (s. XIII) en Camoca.

Salir a la carretera de La Secada a Villaviciosa y, en La Parra, cruzar a la carretera de Infiesto-Villaviciosa para visitar la iglesia de San Juan Bautista de Amandi.

Comarca de la Sidra

Faro de Tazones

En el municipio de Villaviciosa

El anuncio oficial que comunica la entrada en funcionamiento de este faro decía: A partir del 15 de marzo de 1864 se encenderá el faro situado en la Punta de los Tazones, costa O de la boca de la ría de Villaviciosa, distante 48 brazas de la orilla del mar. Tendrá las siguientes características: Aparato catadrióptico de 6º orden. Luz fija blanca. Alcance 7 millas... Elevación de 11 m sobre el terreno. La torre es rectangular con los ángulos achaflanados y una gran ventana en la parte N; está ...

Faro de Tazones
Faro de Tazones
Conjunto Histórico de Tazones
Conjunto Histórico de Tazones

Conjunto Histórico de Tazones

En el municipio de Villaviciosa

Tazones, nombre que deriva del antiguo puerto de Los Estaçones y corresponde en realidad a la parroquia, designa generalmente el pequeño y hermoso pueblo compuesto por los barrios de San Miguel y San Roque —cuyas gentes viven principalmente de la pesca y la mar— y equipado con un modesto puerto para embarcaciones de bajura y una lonja de pescado.

En la fisonomía arquitectónica de esta población —que sobre el puerto y el mar adapta su caserío a un terreno pendiente de forma escalonada ...

Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa

En el municipio de Villaviciosa

La Ría de Villaviciosa, la Ría de La Villa, un espléndido ecosistema de marisma declarado Reserva Natural Parcial (Decreto 61/95, de 27 de abril, del Gobierno del Principado de Asturias) que pasa por ser la segunda zona del Principado de invernada y descanso migratorio de las poblaciones europeas de aves acuáticas, se adentra en el mar dejando a su orilla derecha la preciosa playa de Rodiles, y a su izquierda, El Puntal.

«La originalidad, riqueza y calidad de su vegetación marismeña, ...

Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa
Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa
Playa Rodiles
Playa Rodiles

Playa Rodiles

En el municipio de Villaviciosa

A la derecha de la desembocadura de la ría de Villaviciosa surge la imponente playa de Rodiles —una de las más destacadas del Principado—. Une a sus encantos naturales el elevado valor paisajístico y ecológico que posee.

Características generales:

  • Longitud playa: 1000 metros
  • Anchura media: 295 metros
  • Grado ocupación: Alto
  • Grado urbanización: Semiurbana
  • Paseo marítimo: Sí

Lastres

En el municipio de Colunga

Lugar y puerto del concejo de Colunga, de cuya capital dista 4 km. Núcleo de población original y escalonadamente enclavado en fuerte declive, superpone su construcción de manera inverosimil al borde del mar, lo que origina un trazado de calles empinadas y estrechas, muy pintorescas. Abundan edificios dc los ss. XVII y XVIII, muchos de ellos con blasones en piedra. Según un censo del s. XVII, tenía Lastres en 1660, «228 casas distribuidas en siete calles y dos plazas: 5 tiendas de paños, ...

Lastres
Lastres
Museo de la Sidra
Museo de la Sidra

Museo de la Sidra

En el municipio de Nava

HORARIOS

  • Martes a viernes: 11:00-14:00 h y 16:00-19:00 h
  • Sábado: 11:00-15:00 h y 16:30-20:00 h
  • Domingo: 11:00-14:00 h

Del 15 de junio al 15 de septiembre

  • Martes: 12:00-14:00 h y 16:00-20:00 h
  • Miércoles a sábado: 11:00-14:00 h y 16:00-20:00 h
  • Domingo: 12:00-14:00 h y 17:00-20:00 h

Cerrado lunes y del 13 de enero al 3 de febrero.

Faro del cabo de Lastres

En el municipio de Colunga

El del cabo de Lastres es el benjamín, en cuanto a edad, de los faros asturianos y en consecuencia el más moderno y automatizado.

Los antecedentes históricos de esta luz se remontan a siglos pasados, cuando los marineros de la zona encendían fogatas orientativas en lo alto del Prau El Picu, donde se instaló el nuevo faro. Para esta finalidad se utilizaba un grupo de piedras en forma esférica como referencia para encender las hogueras, tan valiosas para los antiguos hombres de la mar.

Faro del cabo de Lastres
Faro del cabo de Lastres
Playa Misiego
Playa Misiego

Playa Misiego

En el municipio de Villaviciosa

La existencia en sus proximidades de cuatro campings habla bien a las claras del fuerte impacto que sobre los veraneantes ejerce la playa de Misiego, localizada en el centro mismo de la ría de Villaviciosa (un espacio protegido declarado Reserva Natural Parcial) y que sale al mar encajonada por sus orillas.

Características generales:

    • Longitud playa: 1100 metros
    • Anchura media: 155 metros
    • Grado ocupación: Medio
Situación Apartamentos rurales Rural Obaya
Qué hacer en Asturias
  • Actividades culturales
  • Ala delta
  • Bibliotecas municipales
  • Buceo
  • Canoa
  • Cuevas
  • Juegos populares
  • Kayak
  • Kite surf
  • Motos de agua
  • Navegación
  • Paracaidismo
  • Paseo en barco
  • Pesca
  • Piragüismo
  • Piscina municipal
  • Remo
  • Rutas gastronómicas
  • Surf
  • Ultraligero
  • Vela
  • Veleros
  • Viajes en globo
  • Visitas a sitios pintorescos
  • Vuelo con motor
  • Vuelo sin motor
  • Windsurf
  • Zona de baño
  • Zonas monumentales e históricas